Etapa 10. Núria – Puigcerdà


Distancia: 30,0 km
Desnivel acumulado en subida: 1140 m
Desnivel acumulado en bajada: 2110 m

Enlace al track de la etapa

Cumbre del Puigmal (2910 m)


             La ruta que vamos a seguir entre Núria y Puigcerdà no se corresponde con el GR-11, salvo en los últimos 10 km. Aunque está dibujada en el mapa TOPOPIRINEOS 6.1 como GR-11 alternativo, en realidad,  el camino no está señalizado con las reglamentarias marcas rojas y blancas, siendo útil el uso del GPS.
Torrent Coma de l 'Embut
           El sendero homologado utiliza caminos que descienden primero a Queralbs, por los Gorges de Núria , y después pasa por Planoles para dirigirse finalmente a Puigcerdà, en un recorrido de alrededor de 44 km que se suelen realizar en dos etapas.
        Nosotros hemos preferido esta ruta directa, porque no hemos podido resistirnos al atractivo de ascender la cumbre del Puigmal (2910 m), pico más alto de Girona y un excelente mirador de sus comarcas y del Pirineo Oriental, y de recorrer además el largo y suave cordal fronterizo.
Coma de l' Embut
        A pesar de su altitud, no hemos encontrado nada de nieve a mediados de Octubre de 2014.
        El camino es largo, unos 30 km, y los manantiales escasos, así que hay que proveerse de liquido suficiente para todo el día. Podemos reponer agua en algunos torrentes como en la Fontalta (km 5), poco antes de hacer cumbre, y en el Torrent de Coma Tavenera ( km 20), pero es recomendable potabilizarla ya que son zonas donde pace el ganado.
        Comenzamos la travesía partiendo del albergue del Pic de l'Áliga por una pista cementada que desciende hasta el santuario de Núria (1960 m), que rodeamos por detrás de los edificios.
        Poco antes de llegar al Torrent de les Finestrelles, en la Cabana dels Pastors, tomamos el Camí del Canal que circula hacia el norte, al lado de los remontes de una pista de esquí, en paralelo al curso de agua.
Cima del Puigmal
       Cruzamos el torrente por un puente y enseguida vemos postes que indican el camino al Puigmal y a la Coma de Finestrelles. Al principio hay marcas rojas y blancas que desaparecerán al llegar a la bifurcación de Finestrelles, cerca del desagüe del Torrent de l' Embut.
        En el cruce, nosotros ascendemos hacia el SO (izquierda) paralelamente al curso de este torrente, por un sendero indicado con flechas y marcas azules. En general, el camino es cómodo y claro, sólo al principio algún repecho se salva con cuidado. A partir de los 2200 m de altitud perdemos de vista los pinos negros, mientras vemos como una manada de rebecos se cruza delante de nosotros.
        Atravesamos el torrente un par de veces, entre cascadas y rápidos, y caminamos por las amplias faldas herbosas de la Coma de l' Embut hasta la base del pico Puigmal.
Cordal fronterizo
       Aquí, junto al manantial de la Fontalta (2550 m), se encuentran los vestigios de un glaciar de roca o de escombros procedentes del Puigmal. Son montículos alineados de bloques, arrastrados por la nieve invernal, que contienen hielo enterrado. Sobre uno de estos terraplenes hay instalado un pluviómetro.
       Ahora nos desviamos hacia el sur, para acometer la parte más empinada de la ascensión. Nos encaramamos por la fuerte pendiente, en continuos zigzag, sobre un suelo erosionado por la gelifracción de la roca granítica, que ha formado extensos canchales y un suelo arenoso.
       Entre bloques descompuestos alcanzamos la amplia y redondeada cima del Puigmal (2910 m), coronada por cruces de hierro, un hito de vértice geodésico y varios vivacs.
        Si tenéis, como nosotros, un día claro, debéis deteneros unos minutos a disfrutar de la amplia panorámica que está privilegiada atalaya nos proporciona.
        En primer plano tenemos la depresión de la Cerdanya al norte, y los valles de Núria y de Ribes al sur . Y los días claros, es posible atisbar a lo lejos: al Este el Cap de Creus y el mar Mediterráneo; al Sur las montañas de Montserrat y el Montseny; y al Oeste, buena parte del Pirineo, destacando la Pica d’Estats y hasta el macizo de las Maladetas.
    Después de la cumbre, comenzamos el prolongado descenso que nos conducirá a Puigcerdà. Primero nos deslizamos abruptamente por la vertiente occidental, siguiendo la imaginaria línea fronteriza, hasta penetrar en territorio francés. Por aquí hallamos unas marcas amarillas y azules señalizando parte del camino. Un grupo de muflones sale corriendo a nuestro paso.
Coll de la Bassa
      Envueltos en un paisaje herboso, pasamos el Coll de les Clotxes (2635 m) y esquivamos la Tossa del Pas dels Lladres (2635 m), donde acaban las pistas de esquí de la estación francesa Err-Puigmal.
     A partir de los 2600 m la pendiente se suaviza considerablemente, convirtiéndose en un largo paseo durante los kilómetros que recorreremos la ancha carena divisoria. Seguimos una pista forestal, que abandonamos a tramos para atajar, sin camino definido. En ocasiones, atravesamos pequeñas zonas pantanosas.
        Junto al Cim de la Coma Morera (2208 m), la pista llega a un aparcamiento donde acaba la carretera asfaltada que sube de Vallcebollere (norte). Aquí dejamos la cómoda pista y atajamos por el prado hacia el oeste, sin seguir ninguna traza.
Muga
        Llegamos al Coll de la Bassa (2110 m) donde se encuentra la balsa que le aporta el nombre, rodeada ya de pinos negros. Nos adentramos un trecho en el pinar, casi siempre sin traza que seguir, y regresamos a los extensos prados donde pacen caballos, próximos a otra charca.
        En el Coll Marcer (1985 m) tornamos a territorio español, junto a la muga B-501, y retomamos las señales del GR-11, que aquí une Planoles con Puigcerdà, cerca ya de la muga B-500.
        Seguimos pues las marcas rojas y blancas hacia el noroeste, descendiendo por el Torrent de Coma Tavenera, para tomar una pista que más tarde dejaremos por una embarrada senda que recorre trabajosamente el Torrent de la Coma del Fang.
       Según descendemos aumenta la variedad de la vegetación (pinos negros, pinos silvestres, fresnos, alisos, rododendros, enebros, ...).
La Cerdanya y Puigcerdà
       Arribamos a la llanura de la Cerdanya catalana por la población de Vilallovent (1160 m) y por carretera continuamos a Age, dos pequeñas localidades con historia y zonas residenciales, pero sin un sólo bar. 
      Finalmente entramos en Puigcerdà por el sur, y nos dirigimos, con ganas de hidratarnos y descansar, al Hotel Terminus, junto a la Estación de Trenes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario